Cáncer de ovario

Proyectos destacados
Investigadores Principales: Dr. Alberto Ocaña y Dr. Atanasio Pandiella..
Centros: Complejo Hospitalario Universitario Albacete, CHUA y Centro de Investigación del Cáncer, CIC, Salamanca.

Contexto:

El cáncer de ovario es un tipo de cáncer que cuando se diagnostica a tiempo tiene un buen pronóstico. El problema es que estos tumores son más frecuentes en personas de edad avanzada que muchas veces ya han dejado de asistir regularmente al ginecólogo. Esto es un problema, ya que se trata de un tipo de cáncer que muchas veces no muestra síntomas hasta que se encuentra en fases avanzadas, así que el diagnóstico ocurre muchas veces cuando la enfermedad ha avanzado o se ha extendido, y es más difícil de combatir. En muchas ocasiones para estas pacientes no existe una terapia específica. Esto ha llevado al cáncer de ovario a ser el sexto tumor que más muertes produce en mujeres (1583 en España en 2020, según SEOM) Por eso es fundamental buscar nuevos métodos de tratar eficazmente estos tumores.

Descripción del Proyecto:

Los grupos de Alberto Ocaña y Atanasio Pandiella colaboran en la búsqueda de nuevos tratamientos frente a estos tumores. A partir de muestras de tumores, o de información presente en bases de datos internacionales, se realizan análisis bioinformáticos y bioquímicos en busca patrones o alteraciones genéticas específicas que:

 

  • Supongan una nueva posible diana terapéutica.
  • Expliquen mecanismos de resistencia a terapias utilizadas en la clínica.
  • Caractericen a los tumores de los pacientes que responden a los tratamientos y los que no.
  • Definan los mecanismos de acción de nuevos fármacos en desarrollo, para acelerar su desarrollo y optimización.

Una vez realizados los análisis bioinformáticos se comprueban y validan los resultados mediante experimentos en el laboratorio, sobre líneas de células y animales.

 

Proyecto CRIS cancer de Ovario

 

Gracias a los últimos avances en las técnicas de análisis de proteínas y material genético de los tumores, se ha diseñado un nuevo Proyecto de Inmunoterapia en Cáncer de Ovario. Utilizando esas herramientas, los investigadores están tratando de identificar elementos en la superficie de las células tumorales de ovario que no estén presentes en otras células. Una vez se definan estas moléculas características, se diseñarán anticuerpos (unas moléculas que actúan como misiles teledirigidos) unidos a fármacos específicos contra estas células tumorales.

 

Anticuerpos dirigidos a células tumorales, acoplados a fármacos

Avances conseguidos en el último año

El Proyecto de Inmunoterapia en Cáncer de Ovario continúa su avance con buen ritmo. El primer paso fundamental consiste en detectar moléculas características de las células tumorales de ovario. Actualmente ya se han identificado varias proteínas que cumplen estos requisitos, y podrían ser utilizadas como diana de anticuerpos unidos a fármacos. Los resultados están siendo muy prometedores y se espera poder publicarlos pronto.

 

Por otro lado, recientemente los investigadores han publicado un artículo en la revista Frontiers in  Oncology (aquí el link) sobre otros tratamientos de inmunoterapia en cáncer de ovario: Muchas veces las células tumorales son capaces de adormecer y paralizar a los linfocitos T, que podríamos considerar como nuestros guerreros celulares encargados de destruirlas. Ciertos tratamientos de inmunoterapia, denominados inhibidores de “checkpoints” inmunitarios, se encargan de volver a despertar a estos linfocitos.

 

 

Este enfoque puede suponer una puerta a la esperanza para pacientes de cáncer de ovario avanzado, ya que en otros tipos de cáncer avanzado ha proporcionado grandes resultados. Ahora bien, la inmunoterapia aún no funciona a todos los pacientes. Es fundamental poder predecir qué pacientes van a beneficiarse de estos tratamientos para identificarlos antes de tratarles, y evitar utilizarla en pacientes que a priori no van a responder correctamente. Esta es la finalidad de este estudio, que intenta buscar maneras de predecir la respuesta a inmunoterapia en pacientes de cáncer de ovario. Tras un exhaustivo análisis han identificado que cuando en los tumores de las pacientes de ovario hay niveles elevados de ciertas combinaciones de moléculas y señales del sistema inmunitario, esto se correlaciona con una mayor actividad del sistema inmunitario en el tumor y una mejor repuesta a inmunoterapia. Aunque se necesita profundizar en futuros estudios, este trabajo puede dar claves muy importantes a la hora de detectar los pacientes que podrán beneficiarse más de la inmunoterapia.

 

Finalmente, los equipos de investigación están desarrollando un innovador proyecto de terapia celular inmunológica. El objetivo consiste en que la propia paciente combata con sus defensas el avance del tumor. Para ello se realizan dos cosas.

 

  • Por un lado, hay que saber que cuando una célula normal sufre alteraciones que la llevan a convertirse en tumoral, en muchas ocasiones aparecen en su superficie elementos anormales. Estos elementos anormales son reconocidos por los linfocitos T del sistema inmunitario, que destruyen a las células tumorales. Por eso, en este proyecto se extrae tejido tumoral y se busca identificar esas moléculas anormales.
  • Por el otro lado, se extraen linfocitos T de la paciente y se los expone a esas moléculas anormales. Esto hace que los linfocitos T se “entrenen” a destruir a las células con aquéllas moléculas alteradas.

Una vez hecho esto, el objetivo final consistiría en reintroducirlos en la paciente como refuerzos especializados contra el tumor. Antes de llegar a la fase de tratar pacientes, sin embargo, se requieren aún experimentos y probarlo en modelos de laboratorio. En estos momentos ya se han extraído y analizado los tumores de 2 pacientes. Si funciona en modelos de laboratorio, puede convertirse en una magnífica oportunidad terapéutica para pacientes con cáncer de ovario avanzado.

 

Invierte en vida

Colabora con nosotros

El apoyo periódico de personas como tú nos permite planificar y afrontar más proyectos de investigación contra el Cáncer.

Invertir en investigación es invertir en vida.