“Cada día me levanto, con el apoyo de la Fundación CRIS contra el cáncer, y vengo al laboratorio trabajar con la ilusión de acabar con el cáncer”. Este es el reto diario que se marca el investigador Atanasio Pandiella, que lidera la investigación de unas de las líneas más prometedoras contra el cáncer de mama