Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. De acuerdo | Más información
CRIS Fundación de investigación para vencer el cáncer.

Cánceres de piel

La piel es el órgano encargado de proteger contra el calor, la luz solar, las lesiones y las infecciones. Ayuda también a controlar la temperatura del cuerpo y almacena agua, grasa y vitamina D. La piel se divide en varias capas, pero las dos principales son la epidermis (capa superior o externa) y la dermis (capa inferior o interna).
Los queratinocitos son el tipo de célula principal de la epidermis. Estas células producen una proteína llamada queratina, que ayuda a la piel a proteger al resto del cuerpo.

En la capa más externa están los queratinocitos muertos que se desprenden continuamente a medida que los nuevos se forman. Las células en esta capa se conocen como células escamosas debido a su forma plana y delgada.

Las células de la capa basal, conocidas como células basales, se dividen continuamente para formar nuevos queratinocitos. Estos reemplazan a los queratinocitos viejos que se desgastan en la superficie de la piel.

En la parte inferior están presenten los melanocitos, que elaboran la melanina, el pigmento que da su color natural a la piel. Cuando la piel está expuesta al sol, los melanocitos fabrican más pigmento que hace que la piel se oscurezca.

El cáncer de piel se puede presentar en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en la piel expuesta a menudo a la luz solar, como la cara, el cuello, las manos y los brazos.

 

Melanoma

Los tipos de cáncer que se originan a partir de los melanocitos se llaman melanomas. Los melanocitos también pueden formar crecimientos benignos llamados lunares.

El tipo más importante es el Melanoma de extensión superficial, generalmente es plano e irregular en forma y color, con sombras de negro y marrón. El Melanoma nodular generalmente empieza como un área elevada de color azul-negro oscuro o rojo azulado. El Melanoma lentigo maligno generalmente aparece en las personas de edad avanzada, y surge más comúnmente en la piel dañada por el sol (cara, cuello, brazos). Las áreas de piel anormal generalmente son grandes, planas y de color marrón.

Por último el Melanoma Lentiginoso acral es el menos común de todos ellos, afecta más a persona de raza negra y ocurre en las palmas de las manos, las plantas de los pies o por debajo de las uñas.

 

Cánceres de los Queratinocitos

Se les denomina Carcinoma de los Queratinocitos, ya que al observarlos con un microscopio sus células comparten algunas características con los queratinocitos. Los tipos más comunes son el carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas.

Carcinoma de células basales

El 80% de los cánceres de piel no-melanoma son de este tipo. Por lo general surgen en las zonas expuestas al sol, pero también pueden aparecer en la espalda y en las piernas. Es un cáncer de crecimiento lento y rara vez se disemina a otras partes del cuerpo para formar un cáncer secundario pero es posible tener más de un cáncer al mismo tiempo.

Carcinoma de células escamosas

Representan el 20% de los cánceres de este tipo. Se desarrolla a menudo en áreas que han sido expuestas al sol pero también puede surgir en cicatrices, úlceras y zonas quemadas. En alguna ocasión puede desarrollarse en la zona genital.

Algunas veces la queratosis actínica puede llegar a convertirse en cáncer. Esta afección también conocida como queratosis solar puede considerarse una enfermedad precancerosa por sobreexposición a los rayos solares. Aunque la mayoría no se convierten en cáncer, constituyen un advertencia de que la piel ha sido dañada y deber ser tratada y vigilada.