Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. De acuerdo | Más información
CRIS Fundación de investigación para vencer el cáncer.

Sarcoma y cáncer de huesos

Los tumores benignos de los huesos son más comunes que los malignos. Ambos tipos pueden crecer y comprimir el tejido óseo sano y absorberlo o reemplazarlo con tejido anormal. Los tumores benignos no se diseminan y rara vez ponen en peligro la vida. Es importante distinguir entre el cáncer ósea primario y el cáncer que comienza en otra parte del cuerpo y se disemina en los huesos (cáncer óseo secundario).

Los cánceres óseos primarios se clasifican en:

  • Osteosarcoma: Es el más común de todos los cánceres de hueso, se diagnostica frecuentemente en adolescentes y adultos jóvenes, pero puede presentarse a cualquier edad. Se originan en cualquier lugar del esqueleto, pero los lugares más comunes son: fémur, tibia y húmero.
  • Sarcoma de Ewing: se desarrolla en los huesos o tejidos blancos cercanos a los huesos y suele afectar a los adolescentes. Puede desarrollarse en cualquier sitio pero afecta con mayor frecuencia a los brazos, las piernas, las costillas, la columna vertebral y la pelvis.
  • Condrosarcoma: se encuentra en las células del cartílago del fémur, brazo, pelvis, rodilla y costillas. Es el segundo tipo más frecuente de cáncer de huesos y se manifiesta entre los 50 y los 70 años.