Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. De acuerdo | Más información
CRIS Fundación de investigación para vencer el cáncer.

Cáncer de mama

Cada mama tiene entre 15 y 20 secciones que se llaman lóbulos, éstas a su vez tienen más secciones que llaman lobulillos. Los lobulillos terminan en docenas de bulbos minúsculos que pueden producir leche. Los lóbulos, lobulillos y bulbos están conectados por tubos delgados que son conocidos como conductos mamarios.

Cada mama tiene vasos sanguíneos y vasos linfáticos, estos últimos transportan la linfa hacia los ganglios linfáticos. Los ganglios tienen como misión filtrar la linfa y ayudar en la lucha contra enfermedades e infecciones. Hay racimos de ganglios cerca de la mama; en la axila, por encima de la clavícula y en el pecho.

Tipos de cáncer de mama.

La mayoría de los tumores que se producen en la mama son benignos, no cancerosos, y son debidos a formaciones fibroquísticas.

Los tumores benignos están relacionados en su mayoría con factores genéticos. Los síntomas que producen son dolor e inflamación pero ni se diseminan al resto del organismo ni son peligrosos.

Dentro de los tumores malignos, existen varios tipos en función del lugar de la mama donde se originen y según su estadio.

El Carcinoma ductal in situ se origina en las células de las paredes de los conductos mamarios. Es un cáncer muy localizado, que no se ha extendido a otras zonas próximas ni ha producido metástasis. Puede detectarse mediante una mamografía y puede extirparse fácilmente.

El Carcinoma ductal infiltrante (o invasivo) es el que se inicia en el conducto mamario pero logra atravesarlo y pasa al tejido adiposo de la mama. Es el más frecuente de los carcinomas de mama.

El Carcinoma lobular in situ se origina en los lóbulos y aunque no es un verdadero cáncer, aumenta el riesgo de desarrollar un tumor en el futuro. Se suele dar antes de la menopausia. Una vez que es detectado es importante realizar una mamografía de control al año y varios exámenes clínicos.

El Carcinoma lobular infiltrante (o invasivo) comienza en los lóbulos pero se puede extender y destruir los tejidos. Entre el 10 y el 15% de los tumores de mama son de este tipo. Este tipo de carcinoma es difícil de detectar mediante una mamografía.

Una vez obtenida una biopsia del tumor se estudia el tipo de alteraciones que presentan las células y se vuelven a clasificar de forma molecular para su tratamiento en 3 grupos:

  1. Los que presentan receptores de estrógenos (ER+) o de progesterona (PR+). Los receptores son proteínas que se encuentran en el interior o la superficie de ciertas células y que se pueden unir a ciertas sustancias, como las hormonas que circulan en la sangre, Estas dos hormonas a menudo fomentan el crecimiento de las células cancerosas de la mama. Estos cánceres se pueden tratar conmedicamentos de terapia hormonal que reducen los niveles de estrógeno o bloquean los receptores de estrógeno.

 

  1. Aproximadamente uno de cada cinco cánceres de mama contiene una cantidad muy elevada de una proteína promotora del crecimiento llamada HER2/neu. El gen HER2/neu instruye a las células a producir esta proteína. A los tumores con niveles aumentados de HER2/neu se les conoce como HER2 positivos, estos tumores tienen mucha probabilidad de beneficiarse de tratamienos con medicamentos como trastuzumab y lapatinib.

Los cánceres que son positivos para HER2 tienen demasiadas copias del gen HER2/neu, lo que resulta en mayores cantidades de proteína HER2/neu de lo normal. Estos cánceres tienden a ser más agresivos, es decir, crecen y se propagan con más rapidez que los otros cánceres de seno.

  1. Los cánceres triple negativos no expresan ni receptores hormonales ni HER2. El subtipo Luminal A es el de mejor pronóstico y el basal like el de peor pronóstico.

 

Existen otras caracterizaciones moleculares que son importantes como son en el caso de los cánceres hereditarios que tienen su origen en una mutación genética. Se estima que el 5-10% de los cánceres de mama son hereditarios. El 20-25% de las mutaciones responsables de los cánceres de mama hereditarios ocurren en los genes BRCA 1 y 2. El riesgo de desarrollar un cáncer de mama a lo largo de la vida se sitúa en alrededor de un 60% en las portadores de BRCA 1 del 50% en las de BRCA 2. Esto lleva a algunas mujeres a extirpara las mamas como medida preventiva.