Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. De acuerdo | Más información
CRIS Fundación de investigación para vencer el cáncer.

Prevención del cáncer

Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo dietéticos y de hábitos: Obesidad, sedentarismo, falta de frutas y verduras en la alimentación y el consumo de tabaco y alcohol. (Datos de la Organización Mundial de la Salud)

Existe una relación directa entre obesidad y riesgo de padecer cáncer. Mantener una dieta sana y equilibrada, como la mediterránea, no tener sobrepeso, realizar ejercicio físico moderado regularmente y evitar los agentes cancerígenos será la mejor forma de disminuir el riesgo de padecer cáncer, aunque en 5 – 10% de los cánceres los componentes hereditarios pueden ser determinantes.

 

prevencion

Las causas del cáncer no están aun completamente aclaradas aunque se sabe que hay factores como la obesidad o el estar sometido a altas dosis de agentes cancerígenos que pueden aumentar el riesgo de padecerla.

Agentes cancerígenos o carcinógenos:

Son determinadas sustancias o condiciones que recibidas en una cantidad y durante un tiempo determinado (lo que se denomina dosis) pueden provocar la aparición de un cáncer. Estos agentes cambian la estructura química de nuestro material genético, el ADN (ácido desoxirribonucleico) y originan cambios en sus funciones que dan lugar a células cancerosas. http://monographs.iarc.fr/ENG/Classification/index.php

Pueden ser:

  • Físicos: como las radiaciones ultravioleta (como las del sol o lámparas UV) e ionizantes que provienen del espacio (cuando viajamos en avión), del Uranio o el Radón que se encuentra en la tierra, de las centrales nucleares o las aplicaciones médicas como los Rayos X o las radiaciones Gamma (muy interesante este artículo )

 

  • Químicos: el amianto, los metales pesados, los componentes del humo de tabaco, las aflatoxinas (contaminantes de los alimentos) o el arsénico (contaminante del agua de beber).

 

  • Biológicos, como las infecciones causadas por determinados virus como la Hepatitis B y C, algunos papilomas, bacterias, como el Helicobacter Pylori causa de muchas úlceras de estómago, o parásitos, como ciertos gusanos que invaden a las personas en regiones tropicales y subtropicales.

 

Un tema que preocupa es el de los aditivos de los alimentos, como colorantes, aromas, saborizantes o endulzantes y conservantes, la Organización Mundial de la Salud, la Federación de las Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) analizan regularmente estas sustancias y publican listas con recomendaciones de uso en las que se incluyen las dosis que no deben sobrepasarse. En general, ya que se utilizan en muy pequeñas cantidades no representan un peligro, aunque por supuesto es recomendable evitar grandes cantidades. http://www.who.int/cancer/prevention/es/

Alimentación

¿Existen los alimentos cancerígenos? Es muy difícil establecer una relación entre los hábitos alimentarios de un enfermo y el cáncer que padece. La forma de evaluar estos datos son cuestionarios a pacientes y experimentos en el laboratorio realizados con ratones. Por todo esto es difícil llegar a conclusiones razonables. Sí se puede afirmar que existen contaminantes, toxinas y sustancias químicas que pueden encontrarse en los alimentos provenientes de su producción y procesamiento que en una ingesta elevada pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer. Por ello, se recomienda evitar alimentos contaminados o moderar el consumo de determinados productos:

Respecto a las carnes rojas, no se sabe bien cuáles son las sustancias que contiene causantes de aumentar el riesgo de padecer cáncer, se habla del grupo hemo (que sujeta el átomo de hierro), de los nitritos y nitratos que se usan para conservarla y procesarla, o de los productos que se originan al freírla o asarla, pero se recomienda moderar el consumo. Aunque son un alimento saludable, no se debe abusar, ya que se habla de que 100g diarios de carne roja pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer colorrectal en un 17%. http://www.who.int/features/qa/cancer-red-meat/es/

Las carnes procesadas en elevadas cantidades pueden aumentar en un 40-50% la probabilidad de padecer un cáncer de páncreas. http://www.cancerresearchuk.org/about-cancer/causes-of-cancer/diet-and-cancer/diet-facts-and-evidence#diet_facts6

En la carne muy hecha, se forman sustancias al quemar la carne, se denominan aminas heterocíclicas e hidrocarburos aromáticos policíclicos y pueden provocar cáncer si se ingieren regularmente y en cantidad suficiente, estos estudios se han hecho en ratones ya que no se podrían realizar en personas, pero encuestas sobre los hábitos alimentarios de enfermos de cáncer colorrectal, próstata y páncreas también confirman esta tendencia. Estas sustancias se encuentran también en la contaminación atmosférica o en el humo del tabaco. http://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/dieta/hoja-informativa-carne-cocinada

Las acrilamidas que se originan al freír las patatas a temperaturas elevadas en cantidades elevadas pueden aumentar el riesgo de producir cáncer http://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/dieta/hoja-informativa-acrilamida

Se recomienda no abusar de la sal en las comidas ya que en países como Japón con elevado consumo de sal se ha visto un incremento de cáncer de estómago, más de 6g al día producen un 25% de estos cánceres en Reino Unido.

El nitrito de sodio utilizado en las carnes procesadas y embutidos supone un peligro ya que en la digestión se transforma en derivados nitrosos que pueden irritar las paredes y aumentar el riesgo de cáncer de estómago.

Respecto al pescado puede contener parásitos, agentes contaminantes y metales pesados como el mercurio. Aunque es muy aconsejable por su contenido de ácidos grasos omega 3, se recomienda no excederse en su consumo, se ha visto que en Japón gran consumidor de pescado existe una mayor incidencia de cáncer de próstata.

Se desaconseja abusar de azúcar y harinas refinadas, ya que pueden llevar a obesidad relacionada directamente con mayor riesgo de cáncer y es más saludable utilizar las versiones integrales de estos productos.

¿Hay alimentos contra el cáncer? No existen ni alimentos ni dietas ni suplementos vitamínicos que prevengan el cáncer o lo curen en general.

Existen estudios científicos sobre determinados tipos de cáncer, especialmente digestivos, en los que se hacen recomendaciones que pueden ayudar en las fases de tratamiento y recuperación.

También se ha visto en poblaciones que por su situación geográfica o sus hábitos alimenticios mostraban carencia de algún mineral y elevada incidencia de cáncer, que el suplementar la dieta con estos micronutrientes disminuía el riesgo de padecer cáncer digestivo.

Todas la sociedades médicas recomiendan una dieta sana y muy variada para obtener todos los minerales y nutrientes de los alimentos, fruta y verdura fresca muy abundante, consumo de granos integrales (arroz, cereales, etc) y de frutos secos.

http://www.fao.org/food/food-safety-quality/scientific-advice/jecfa/es/

http://www.efsa.europa.eu/